Prensa

Revista Domingo: cazador cazado

Esa estampa es la clave: puras formas aerodinámicas que permiten que el águila chilena o mora, apenas detecta una prersa (su vista también es privilegiada), pueda dejarse caer a velocidades que alcanzan los 160 kilómetros por hora, aproximadamente.

Noticia completa: